Irrepetible estampa de una procesión de San Isidro en los años cincuenta. Todas las casas eran de Tapial; al fondo el caño, y por el centro de la calle el reguero que recogía el agua del pozo de la Veiga y del caño, así como la de los fregaderos de las cocinas.

Foto cedida por Choni