Pendón de Velilla e imagen de la Virgen del Camino en la plaza de la Catedral de León

Los Pendones Leoneses

Un Pendón es una bandera o estandarte que se utilizaba antiguamente en las batallas medievales para identificar a las mesnadas de cada pueblo que acudian a la batalla en defensa del Señor de quien eran propiedad los terrenos del pueblo. Con el paso del tiempo y el fin de las guerras medievales,  los pendones leoneses dejaron de tener este significado militar para pasar a ser un símbolo civil, e incluso, en la muchas de las ocasiones, se les ponía una cruz de hierro o bronce y se convertían en símbolos religiosos de las procesiones.   El pendón consta de una vara, que puede alcanzar entre 5 y 13 metros; la tela, que acostumbra a ser de seda adamascada en franjas de número impar que combinan colores, y los remos. En cuanto a la tela, los más habituales son el morado carmesí, color real leonés y el verde, identificado con el Islam y por ello con las victorias habidas contra él, o tambien con los Santos o Patrones Mártires y el blanco y el azul, en pendones vinculados con devociones marianas. El peso del conjunto oscila entre los 15 y los 35 kilos. Para ayudar a su desplazamiento se dispone de los remos, cordones que se fijan a lo más alto de la vara y que pueden llevar uno o dos remeros. El manejo del pendón exige tanto fuerza como pericia, sumándose a ello la voluntad que ponen sus portadores de realizar especiales demostraciones.

_______________________________________________________________________________________________________

Los Pendones de Velilla de la Reina: Documentación histórica

Elementos que se conservan del Pendón más antiguo de Velilla de la Reina:

 

Documentación escrita que atestigua la existencia del Pendón antiguo de Velilla de la Reina y dos más.

El archivo parroquial de Veliilla guarda el Libro “2º FÁBRICA DE VELILLA DE LA REINA” que registra los años 1597 a 1691. En los Inventarios que periódicamente se hacían de los bienes de la iglesia, con la asistencia de un visitador del Obispado de León, y hasta l678, hay abundantes citas del Pendón de Velilla de la Reina, así como anotaciones de los gastos de reparaciones del mismo. Sin embargo es en un inventario del año 1678 donde se describen más detalladamente los tres pendones existentes en Velilla de la Reina.

Anotaciones más destacadas:

A.- En el folio 323 de este libro, el “Inventario de los muebles de iglesia de Velilla de la Reina” realizado el cuatro de mayo de 1620, siendo clérigo y rector D. Francisco García, mayordomo D. Santiago Barrioluengo y sacristán D. Domingo Aguado, dice textualmente “Un Pendón de damasco colorado con tres borlas de seda azul y blancas y cruz”.

B.- En el folio 389 vuelto, en un “descargo” de cuentas realizado el día 22 de febrero de 1639 se anota un gasto de “Bordador” que dice: “… más veinte reales que se le dieron a un bordador por aderezar el pendón, bordar …”.

C.- En el folio 391 de este mismo libro, el inventario de “Hornamento” de iglesia de Velilla de la Reina, realizado el día segundo del mes de mayo de mil seiscientos cuarenta, enumera “Un Pendón de damasco carmesí con flecos blancos y colorados”.

D.- En el folio 420 vuelto, la anotación realizada el día 18 de mayo de 1649, dice: “…más cuatro reales que costo aderezar la cruz de latón”.

E.- En el folio 437, unas cuentas anotadas el día 7 de octubre de 1653, registran: “… más tres reales de coser el Pendón”.

F.- En la visita realizada en l677, D. Rodrigo de Pardo, visitador del Obispado de León, manda hacer un inventario exhaustivo de los bienes de la Iglesia. Así en los folios 470 a 473, hemos encontrado un inventario muy detallado realizado el 08 de abril de 1.678 siendo racionero y cura de la iglesia de San Pelayo de Velilla D. Bartolomé De Aller García, visitador D. Rodrigo de Prado (D. Juan Osorio era entonces obispo de León), era mayordomo D. Santiago García y teniente de sacristán D. Pedro Fernández. Dicha relación de los bienes de la iglesia de San Pelayo comienza inventariando el propio cuerpo de la iglesia y todo su sagrado, altares, retablos, imágenes, campanas, esquilas, andas, escañiles, archivos, arcas, misales, manuales, puertas, cajones, mesas, plata, ornamentos, frontales, ropa blanca y para finalizar con los añadidos. 

Pero, sin duda alguna, la cita más importante se encuentra en el inventario de 1678, concretamente en el folio 471 vuelto, donde se describen detalladamente tres pendones existentes entonces en Velilla de la Reina: un pendón bueno y otro usado, ambos de damasco encarnado y un pendón negro o de ánimas. Con esta anotación podemos deducir que pocos años antes se habían confeccionado dos pendones nuevos: el que cita como Pendón bueno y el Pendón negro, siendo el Pendón usado el que venimos encontrando en las anotaciones realizadas en el libro hasta esta fecha. Ahora bien, al haber llegado hasta nosotros dos varas, ¿cómo saber cuál de ellas es la que corresponde al antiguo pendón? Examinadas todas ellas por un viejo carpintero de la zona ha observado que tanto la vara del pendón de difuntos como la vara de 7,40 m. son de aliso mientras que la vara más grande es de chopo por lo que parece ser que esta es la más antigua y las otras dos pudieron fabricarse a la vez y con el mismo tipo de madera.

Por otro lado, la descripción que en la nota F se hace del paño del Pendón de ánimas “negro de damasquillo de lana” se corresponde exactamente con el paño viejo del actual Pendón de difuntos Velilla (en el año 2004 se confeccionó un nuevo paño para este pendón de difuntos, conservándose el antiguo).

Hasta el momento conservamos tres trozos de paños que suman unos 6 metros de longitud por 0,55 metros de anchura, se trataba de una pieza rectangular con dos puntas y un gran corte central en la parte derecha de los paños que decrecía desde los paños de los extremos hasta el paño más interior. Era una tela de color carmesí o colorada, de las denominadas adamascadas (fondo de seda y algodón con dibujo floral o alcahofa impresa) de 5,80 metros de altura, compuesta por nueve paños de 55 centímetros de anchura. La longitud horizontal del paño superior era de 6,50 m., la del paño inferior de 3,50 m., el punto medio del paño quinto o central, en el que confluían los cortes procedentes de los extremos superior e inferior, tendría una longitud de 3,10 m. El galón o entredós que une los paños es de hilos dorados y tiene una anchura de 5 cms. y los flecos que contorneaban toda la tela son blancos y colorados. Una cruz de latón sin relieves.

Finalmente los remos, que también se conservan, tienen una longitud de 10 metros, con un carrete simétrico de madera, de 30 centímetros de longitud, forrado de hilo de color oro y verde con sus respectivas borlas en los extremos.

________________________________________________________________

Pendones en Velilla de la Reina en la actualidad

Las noticias que se tienen es que el pueblo de Velilla de la Reina tuvo, desde el siglo XVII, dos pendones, el de Velilla como tal y otro más que podía proceder del desaparcido pueblo de Villavelil, localidad que se encontraba entre Villadangos y Velilla y que desaparecío a causa de una peste. A principios del siglo XX, estando el paño de ambos pendones en muy mal estado, se restauró uno de ellos ultilizando el paño de ambos. Se documenta además esta existencia de dos pendones en Velilla por el hecho de conservarse dos varales en la iglesia, uno de 7,40 metros de longitud y otro de 9,50 metros.

Pendón de Velilla en la Romaría de San Froilán de León

Tambien existía, y se conserva, el “Pendón de Difuntos”, que era de titularidad de la Cofradía del Santísimo y que hoy, ya restaurado, sigue estando en uso y se saca en los entierros de los vecinos. Es de damasquillo negro, de tres paños y varal de 4,5 m.

El asta o vara del Pendón antiguo de Velilla que se conserva tiene una longitud de total de 9,50 metros. La parte inferior y acanalada llega hasta los 3,60 m. de altura, quedando los 5,90 metros superiores para el paño (5,80 m.), manga y cruz (0,10 m.).

El otro varal que se conserva mide 7,40 metros de longitud, en 1995 tomando como base dicho varal pequeño y una tela existente de siete paños, de colores alternos verde y colorado que se conservaba bastante completa aunque no en muy buen estado, se realizó la restauración de uno de los pendones, realizada por las madres Carbajalas de León . El coste fue de 724.500 pesetas y se obtuvo una subvención de 250.000 pesetas de la Diputación Provincial, el resto se recaudó de donaciones de los vecinos de la localidad, Ayuntamiento de Cimanes del Tejar y Asociación Cultural Toros y Guirrios. El pendón restaurado fue bendecido el 11 de agosto de 1996.

Posteriormente y dada la existencia de niños en el grupo de pendoneros de Velilla de la Reina, se ha incorporado un“pendoneta infantil” de unos tres metros de altura, realizada y donada por una vecina de la localidad. La Pendoneta la portan los más pequeños en lo eventos a los que acude el Pendón de Velilla. Tiene las mismas características, en colorido (morado y verde)  y composición de paños, que el restaurado en 1996.

.

Recientemente se ha incorporado una nueva pendoneta de 3 paños morados y unos cinco metros de altura, confeccionada por los miembros de la Asociacion y que portan los mozos.

Procesión de San Roque de Velilla. A la izquierda detrás: pendón de Velilla y delante pendoneta infantíl, ambas de siete paños. A la derecha delante: pendoneta de tres paños de los jóvenes.

__________________________________________________________________________

El Pendón de Velilla de la Reina es socio de la Asociación de Pendones Reino de León.

Para visitar su página web pincha sobre el logo.